El Duelo de nuestros padres o abuelos por la pérdida de su Pareja

El duelo por la pérdida de la pareja de nuestros padres o abuelos Mayores

Muchos de nuestros padres o abuelos pasarán por la dolorosa pérdida de su pareja. Nosotros podemos vivir el duelo como hijos, pero es absolutamente diferente cuando se trata de un compañero de vida. Alguien que ha sido absolutamente distinto a ti en crianza, en ideas, en modo de vida y que por voluntad de ambos, se vuelve en nuestro cómplice y, aún más, un ser tan importante que con él formamos otros seres con los que formaremos una familia.

Llevar una familia, entre ambos, apoyándose el uno al otro, viviendo las experiencias más venturosas, pero también las más terribles es lo que hace que el duelo por la pérdida de la pareja en nuestros padres o abuelos sea un evento difícil de superar para ellos. ¿Cuál es nuestro papel para ayudarlos a superar la situación? Y también ¿cuál es nuestro límite, hasta dónde podemos ayudar y dejar que nuestros padres sigan su propio camino?

Cosas que debes saber sobre el duelo en general. 1. El duelo dura alrededor de un año y los primeros tres meses son los más difíciles, 2. Estaremos intensamente tristes o irritados, 3. Cada quien vive el duelo de distintas maneras.
¿Cómo podemos ayudar?

Después de los tres meses, alienta a tu madre o padre a HACER COSAS DIFERENTES: Salgan de viaje, busquen un club social, remodela la casa, arregla el jardín, etc.
ENCONTRAR UN CONSUELO. Muchas personas se refugian en sus creencias religiosas para aceptar las diversas situaciones. Realizar ritos como ir a misa e, incluso, los ejercicios de meditación pueden ser claves para que tus padres se sientan fortalecidos.
HACER UN PROYECTO DE VIDA. Cuando hemos estado ligados a nuestra pareja por tantos años es difícil hacer alguna planeación donde ya no esté considerado, de alguna manera, estamos mimetizados. Cuando ya se ha encontrado aceptación del hecho, nuestros padres deben encontrar una nueva motivación, no necesitan ser grandes proyectos financieros, aprender a bailar tango, aprender a dibujar, etc.
UN PASO ADELANTE. Cuando hallas llevado a tu papá a su primera clase o compartas con tus hermanos la repostería que tu mamá aprendió en su nuevo taller, sabrás que van por el mejor camino.

¿Cuál es nuestro límite como hijos o nietos para ayudar a superar el duelo por la pérdida de la pareja de nuestros Mayores?

A veces los hijos damos de más, ocasionando que nuestros padres caigan en la conmiseración. Es decir, damos todo para que ellos se sientan bien: pagamos viajes, los mejores cursos, amos dinero para que remodelen la casa o el jardín, renovamos su guardarropa, los traemos con nosotros todo el día o cuando el trabajo lo permite y dejamos al lado nuestra vida, etc., en concreto, estamos supliendo la ausencia de otra persona.

Pero de esta manera, con toda esta sobre-estimulación, nuestro padre o madre sólo están cubriendo las emociones de tristeza que los embargan por dentro y cuando el algún momento se les deja solos o ya no se les presta el mismo nivel de atención saldrán pensamientos negativos como: estoy solo, nadie me quiere, ya no sirvo para nada, etc., y buscarán la manera de manipularnos para obtener toda nuestra atención.

Es por ello que debes dejar que tus padres vivan su duelo, que sientan la soledad, que acepten que solos seres que nacimos solos y que así debemos aprender a llevar la vida. Y, principalmente, que la vida continúa y que empezar a construir y lograr sus propios objetivos. Es decir, deben ser responsables de su bienestar.

EL RECURSO MÁS VALIOSO: PEDIR AYUDA

Creemos firmemente que la ayuda de un terapeuta, un tanatólogo, será mucho más benéfica para tu padre o madre, pues estará trabajando en superar sus emociones negativas y hará un esfuerzo por construir nuevas cosas. Este es el recurso más valioso que le puedas dar y, si no aceptan ir, porque sabemos que muchos de quienes son Mayores actualmente, no están tan familiarizados con este concepto como nosotros, acudir nosotros con un tanatólogo que pueda orientarnos en actividades que podamos implementar con nuestros padres para ayudarlos a superar esta difícil etapa.

Malinalli Hernández
Editora
malinalli.hernandez.r@gmail.com

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *